Además de su gran cantidad de grutas, lagunas y cascadas, en Cuetzalan, Puebla, se esconde un sitio que enamorará a todos los amantes de los caninos. Se trata de una serie de pozas naturales de aguas turquesas llamadas Pata de Perro, debido a que una de ellas tiene forma de huella. Está conformada por cinco pequeños círculos de poca profundidad, que te cautivarán a primera vista. Si no nos crees, checa las imágenes. Por si fuera poco, en ese mismo sitio hallarás una gruta con un río subterráneo conocido como la Garganta del Diablo o Cañón Sagrado, debido a que en sus aguas cristalinas los ancestros llevaban a cabo rituales.
Foto: México Desconocido
Si deseas conocer este santuario, debes llegar al Pueblo Mágico de Cuetzalan y de ahí tomar uno de los tours en autos 4X4, pues el camino es complicado. Sin embargo, valdrá la pena llegar hasta ahí. ¿Verdad que está increíble?